Tomaste una copita.

Bueno… en realidad fueron varias.

Estás alegre, pero de repente te dan ganas de llorar y de abrazar a tu compañero. Tan solo unos segundos después terminas en el piso, arrastrándote para encontrar el baño más cercano y conteniendo las arcadas en tu garganta.

Despiertas al otro día y tu cabeza parece estallar en mil pedazos. Te sientes culpable y avergonzado por las cosas que pudiste haber hecho la noche anterior, pero que ni siquiera recuerdas con exactitud.

Si alguna vez te pasó algo parecido, quiere decir que sufriste tan solo algunos efectos visibles del alcohol.

¿Quieres saber con exactitud qué es lo que sucede dentro tuyo cuando tomas la primera gota?

Hoy te contaré:

  • Cómo recorre el alcohol tu cuerpo paso-a-paso, y lo que significa para ti
  • Qué tan rápido lo absorbes cuando tomas, y los trucos caseros para sufrir menos de sus efectos
  • Las 5 fases de la intoxicación etílica, y qué te pasará una vez atraviesas cada una de ellas
  • Cómo afecta el alcohol cada órgano y sistema de tu cuerpo, y lo que significa para tu cuerpo
  • Nuestro test final para saber si sufres de dependencia alcohólica
  • ¡Y mucho, mucho mas!

El recorrido del alcohol dentro de tu cuerpo

Has tomado esas copas demás… ¿ya sabes que sucede?

Así es como se distribuye este líquido en tu cuerpo una vez que lo ingieres:

  • Una pequeña cantidad, apenas la quinta parte (o sea, el 20%), va a parar a tu estómago
  • La mayor cantidad, el 80%, se dirige hacia tu intestino delgado.

Y luego, ¿qué sucede? Muy simple. El alcohol pasa a tu flujo sanguíneo.

Tus membranas celulares son altamente permeables al alcohol. Son como esponjitas que lo absorben por completo. Una vez que esta sustancia está en el torrente sanguíneo, se puede esparcir en casi todos los tejidos del cuerpo salvo la grasa (ya sabes que el agua y el aceite no se llevan).

En pocos minutos el alcohol ya alcanza tu cerebro. ¿Has escuchado aquello de que “se le subió a la cabeza”? Bueno, exactamente eso es lo que sucede con el alcohol.

Es como un coche que va por una ruta. Dependerá de ti si será un camino lento como si fuera en hora pico, o si será una autopista interestatal de alta velocidad. (detalle)

¿Qué es lo que condiciona la velocidad de absorción del alcohol?

La velocidad de absorción del alcohol depende de varios factores:

  • Grado de alcohol de la bebida consumida: realmente no creo que sea necesario explicarlo, pero igual te lo recuerdo: a mayor grado de alcohol de tu bebida, mayor será la absorción. Por eso si bebes whisky o vodka te emborracharás más rápido que si solo tomas cerveza o cócteles.
  • Tipo de alcohol: las bebidas fermentadas como la cerveza o el vino se absorben más lentamente que las destiladas como la ginebra o el ron.
  • Alimentos consumidos: si tu estómago está vacío cuando bebes alcohol, la absorción será más rápida. La absorción del alcohol se ve modificada por la presencia de alimentos en el estómago, ya que su digestión retrasa el paso del alcohol al intestino delgado.

¿Te acuerdas de la autopista?

Resulta que cuando comes, esta anda un poco congestionada y por eso la marcha es más lenta. Tardarás un poco más en sentir –o sufrir- los efectos (detalle).

Un par de detalles más que debes saber al respecto:

  • Ingerir bebidas alcohólicas con gas: mezclar alcohol con bebidas con gas, hace que la absorción de alcohol sea más rápida. Ya ves que las burbujitas tienen una función, después de todo.
  • A mayor peso, mayor absorción: el alcohol se distribuye a través del agua del organismo de manera relativamente homogénea. Cuanto mayor sea el contenido de líquido del organismo, menor será la tasa de alcoholemia resultante ante una misma ingesta.

Es por esto que las personas con mayor peso, presentan una menor tasa de alcoholemia tras consumir la misma cantidad de alcohol que una persona con menor peso.

También hay diferencias en la absorción según la cantidad de grasa corporal y masa muscular, ya que, aunque dos personas pesen lo mismo no necesariamente serán iguales.

  • En las mujeres la capacidad de absorción es menor: la mujer, a diferencia del hombre, tiene una menor cantidad de agua y mayor cantidad de grasa en la masa corporal.

Esto junto con otros factores hace que a igual peso y cantidad de alcohol ingerido, la mujer presente una mayor concentración de alcohol en la sangre (así es, las chicas se emborrachan más rápido que los hombres).

Si te fijas bien, hasta ahora solo hemos hablado de la manera en que el alcohol es recibido por tu cuerpo. Lo que no te he contado, es sobre sus efectos a nivel orgánico. Aquí las cosas se ponen aún mas interesantes…

¿Cómo te afecta el alcohol?

Si eres mujer, debo decirte que las noticias son peores que para los hombres: una concentración elevada de alcohol en tu sangre lleva a un mayor riesgo de que órganos tan importantes como el corazón o el hígado se vean afectados.

Obviamente en el caso de los hombres, se necesitará más alcohol para alcanzar el mismo riesgo.

Además, si eres muy joven –indistintamente de tu género- el alcohol también te afectará negativamente a nivel del hígado, tu corazón, los riñones y por supuesto el cerebro.

Los menores de 21 años constituyen la franja de edad más susceptible a sufrir una intoxicación etílica. Si formas parte de ese grupo de edad, tendrás mucha menos tolerancia al alcohol, ya que tu cuerpo es aún inmaduro y el efecto es más rápido.

Sigamos su recorrido por tu cuerpo: una vez que el alcohol fue absorbido en el flujo sanguíneo, es expulsado de tu organismo de la siguiente manera:

  • 90% a través del Hígado (lo convierte en ácido acético)
  • 5% a través de los Pulmones (a través de la respiración)
  • 5% a través de los Riñones (a través de la orina)

Ahora que ya sabes lo que pasa dentro tuyo cuando tomas, pasemos a las fases de la intoxicación etílica. Es una forma bastante elegante y diplomática de referirse a ese momento en el cual las esponjitas de tu cuerpo han absorbido todo el alcohol y empiezan a notarse los efectos…

Las 5 Fases de la intoxicación etílica

¿Alguna vez te has pasado de copas?

Ya sabes, primero te ríes un poco más, después estás mareado… En algún momento puede que llores, te pelees y cosas por el estilo.

¿No me crees? Pues revisa el video de arriba y después me dices si se parece algo a algún episodio que hayas vivido  ;-)

Ahora, hablando en serio, son varias las etapas que atraviesa tu organismo conforme recibes esos traguitos de alcohol:

1.-Fase de Euforia y Excitación (Tasa de alcohol en sangre: 0.5g/L)

Euforia: aquí aumenta la sociabilidad, los tímidos dejan de serlo y los extrovertidos exageran, ya que disminuye la inhibición social.

La capacidad de atención, la de enjuiciamiento y el control disminuyen. Aquí todo, absolutamente todo, te parece bien.

Excitación: los efectos son variados y van desde la inestabilidad emocional, manifestada en esos accesos de risa, rabia o llanto en algunos casos.

También encontramos la disminución de las inhibiciones y de la atención, pérdida del juicio crítico, alteración de la memoria y la comprensión, menor respuesta a los estímulos sensoriales y baja capacidad de reacción, además de ligera descoordinación muscular.

De más está decir que en este momento ya no puedes conducir porque el riesgo de tener un accidente es altísimo.

2.-Fase de Intoxicación (Tasa de alcohol en sangre: hasta 1g/L)

Tu sistema nervioso empieza a verse afectado y se origina la pérdida en la capacidad de coordinar los movimientos, produciendo desequilibrio y algunas veces esas caídas estrepitosas de las que probablemente tú no te acordarás, pero los que te rodean seguro que sí lo harán.

El alcohol produce efectos depresivos y una aparente sensación de calor al dilatarse los vasos cutáneos, pero lo que ocurre realmente es la pérdida de calor del organismo.

Esta es una de las tantas razones por la que podrías estar pasando frío, a pesar de que sientas que hace calor.

Ya estás completamente desinhibido. Tu lengua está completamente suelta y dices cosas que nunca dirías. Actúas de manera que no te es propia. No sientes las consecuencias de tus acciones y todo parece fácil y sencillo.

3.-Fase de Confusión (Tasa de alcohol en sangre: hasta 2g/L)

Este es el momento de la película en el cual vas caminando por una calle oscura y ves a alguien que camina haciendo eses y sujetándose a los faroles para no caerse (no, no es otra persona, ese alguien eres tú)…

Tratas de caminar recto pero no te sale. Todo se ve nublado, como si fuera un sueño. Tu cabeza te pesa cada vez mas. Tratas de mantenerte en pie, pero tu balance ha sido gravemente afectado.

Ha llegado la fase de la desorientación y confusión mental, los mareos, las alteraciones en la percepción del color, de las formas y del movimiento, disminución del umbral del dolor y exageración en la manifestación de los sentimientos (tanto los de cariño, como los violentos), alteración del equilibrio y habla pastosa.

Lo único que deseas es caer al sueño para no levantarte más.

4.-Fase Anestésica o de Estupor y Coma (Tasa de alcohol en sangre: hasta 3g/L).

Y aquí estás completamente noqueado.

Ya no hay manera.

Lo que reflejas es apatía (no tienes ganas de hacer nada), inercia (te dejas llevar), incapacidad y descoordinación muscular (dar golpes y lanzar patadas es normal), incapacidad para caminar y permanecer de pie (aquí es la fijación con el suelo, esos deseos profundos de abrazarlo y besarlo).

¿Quieres más?

También experimentarás vómitos e incontinencia esfinteriana (ya sabemos por qué no salías del baño), estado alterado de la conciencia (puedes levitar o hacer trucos de magia), estupor (no sabes dónde estás, no entiendes por qué llevas esa ropa) y sueño (fin del cuento).

He intentado contártelo todo de una manera graciosa pero la verdad es que se trata de algo muy serio. Si al final de la etapa anterior no te quedaste dormido en el sofá de la sala de la casa de tu amigo, o en la puerta de tu casa justo antes de poder abrirla, el final podría ser muy triste.

Puedes entrar en un estado comatoso y allí la inconsciencia es completa. Podrías experimentar un estado anestésico, incontinencia de orina y heces, depresión y abolición de los reflejos, hipotermia, problemas respiratorios y circulatorios. Estás muy cerca de cruzar al otro lado.

5.-Fase Bulbar o de Muerte (Tasa de alcohol en sangre: hasta 5g/L)

Llegamos a la fase más grave y traumática:

Se presenta un shock cardiovascular, inhibición del centro respiratorio, parada cardio-respiratoria y muerte. (detalle)

Las complicaciones derivadas de la intoxicación etílica ocasionan accidentes de tráfico, actos criminales y suicidios, accidentes y caídas que producen facturas y traumatismos cráneo-encefálicos. Asimismo la exposición a la intemperie puede ocasionar congelación o quemaduras.

En palabras mas simples, ya no eres tú. No sientes nada a tu alrededor. Tu cuerpo no responde y tu consciencia no está de tu lado.

Tu cerebro literalmente pierde la presencia y ya no sabes lo que pasa a tu alrededor. Te hubiera gustado estar sobrio, si es que supieras que lo está pasándote. Lamentablemente, ni siquiera tienes las fuerzas necesarias para reconocer lo mal que te encuentras. Has perdido por completo tu nexo con la realidad.

¿Cómo afecta el alcohol cada órgano y sistema de tu cuerpo?

Llegó la hora de responder la pregunta que nos hicimos al principio (¿qué tan jodido puede ser el alcohol?).

El recorrido del alcohol por tu cuerpo va dejando huellas en cada uno de tus órganos vitales. Esas huellas pueden causar problemas muy serios y afectar todo tu cuerpo.

Boca

La deshidratación causa sequedad bucal (detalle). Esta es la razón por la que sientes sed cuando tomas (a menos de que ya no te des cuenta al respecto pasadas varias copas).

Por cierto, para los que toman mucho:

Una frecuente resequedad de la mucosa podría provocar que tu boca sufra de atrofia epitelial (detalle). El epitelio es una membrana que recubre tu cavidad bucal como si fuera un tapiz, así que imagínate que lo que te pasaría si no la tuvieras en condiciones óptimas.

Esófago

Un consumo frecuente de alcohol, provoca inflamación del esófago o esofagitis así como varices esofágicas sangrantes (detalle).

Es tan terrible como suena: en el peor de los casos las venas se hinchan tanto que sobresalen de la boca del esófago y si, sangran de verdad. En casos menos extremos, sufrirás de irritación e hinchazón en tu esófago.

Estómago

El alcohol irrita a tu estómago, el cual se inflama y genera exceso de ácidos gástricos.  Para revertir este problema, tu estómago le avisa rápidamente a tu cerebro, el cual reacciona provocando las náuseas y los vómitos.

Debido a la inflamación e irritación de las paredes de tu estómago, se puede producir úlcera péptica y hemorragias.

Por si fuera poco, diferentes estudios han asociado fuertemente el consumo de alcohol con el cáncer de estómago. (detalle)

Páncreas

Se incrementa la producción de agentes químicos que causan dolor, náuseas y vómitos. En casos más graves, el páncreas se inflama severamente (pancreatitis aguda y crónica que puede llegar a ocasionar la muerte) (detalle) (detalle).

El páncreas produce la insulina de tu cuerpo, la cual es necesaria para la regularización del azúcar. Desde el momento en el que tanto tu páncreas como tu hígado dejan de funcionar adecuadamente, corres el riesgo de experimentar una baja de azúcar, o hipoglucemia.

De igual forma un páncreas dañado puede prevenir que tu cuerpo genere la insulina suficiente para poder utilizar el azúcar. Esto conduce a un exceso de azúcar en la sangre (hiperglicemia). Y esto es un arma de doble filo.

¿Por qué te digo esto?

Verás, si estás sano esto puede ocasionarte una Diabetes y si resulta que ya la tienes puede ser una traba para que controles adecuadamente tus niveles de azúcar. Así que sea cual sea el cristal con el que lo mires, los resultados son perjudiciales para tu salud.

Hígado

Este órgano de tu cuerpo es el encargado de metabolizar el alcohol. Sus enzimas descomponen el etanol, que se convierte en acetaldehído y después en ácido acético.

Este proceso es lento y tiene sus consecuencias, ya que el acetaldehído es entre 10 y 30 veces más tóxico que el alcohol. La metabolización causa: vómitos, náuseas, dolores de cabeza, entre otros.

El consumo de alcohol provoca una acumulación excesiva de grasa en el hígado. De allí viene el término hígado graso (detalle).

Debido a la irritación de las células hepáticas se puede producir la hepatitis alcohólica. (revisión). Y si sigues consumiendo alcohol de manera regular, se produce inflamación y destrucción de tus células hepáticas causando cirrosis. Créeme no querrás llegar a este punto. (detalle)

Otra desventaja del daño al hígado por un consumo habitual de alcohol, es que se produce desnutrición (existe inhibición en la absorción de vitaminas y minerales). (detalle)

Además de que el consumo de alcohol muchas veces inhibe el apetito, una gran cantidad de personas terminan sustituyendo una comida completa y equilibrada por el consumo de bebidas alcohólicas.

Desafortunadamente, aunque el alcohol es rico en calorías tiene un escaso valor nutritivo por lo que contribuye aún más a la desnutrición. La piel de tu cuerpo adquiere un tono amarillento, que se conoce con el nombre de ictericia. También puede haber acumulación de líquido en tus extremidades (edema).

Corazón y Sistema Circulatorio

El alcohol aumenta la actividad cardiaca, disminuyendo la frecuencia y aumentando la presión sanguínea. Además, debilita la musculatura del corazón e intensifica la presión arterial, lo que causa un bombeo anormal de la sangre.

También produce vaso dilatación periférica y un aumento de la temperatura superficial de la piel.

El alcohol aumenta la presión sanguínea y produce daño en el músculo cardiaco por sus efectos tóxicos. Igualmente se pueden producir diferentes tipos de arritmias cardíacas (detalle).

Sangre

Es bastante obvio, pero la sangre es la que llevará el alcohol por todo tu cuerpo. Esto no significa que el líquido más importante de tu cuerpo no quede perjudicado. De hecho, el alcohol también envenenará tu sangre.

Cuando te pasas de copas, se puede producir la inhibición de los glóbulos blancos y de los glóbulos rojos, lo cual podrías ocasionar anemia (detalle).

Riñones

Con el consumo de alcohol la función de los riñones se ve alterada ya que se reducen los niveles de la hormona anti diurética, provocando deshidratación (detalle). Esto ocurre porque los riñones toman agua de otros órganos como el cerebro, lo cual genera dolor de cabeza. (estudio)

De manera general, perderás mucho más líquido cuando consumes alcohol, ya que tu cuerpo aumenta la producción de orina para poder eliminarlo.

Los efectos del alcohol en tu cerebro

El alcohol es responsable de que el cuerpo tome agua del cerebro para evitar la deshidratación. Esto provoca que tu cerebro se encoja y tire de las membranas que le unen al cráneo, lo cual provoca dolor de cabeza (otra vez).

Por si fuera poco, las funciones cerebrales quedan gradualmente afectadas, desde las emociones hasta la capacidad de concentración, autocontrol, pensamiento y juicio, control motor, reflejos, visión, entre otras funciones.

Y si lo anterior no te sorprende, es importante que sepas que el consumo crónico y excesivo de alcohol daña de manera irreversible tanto las células cerebrales, como los nervios periféricos. (estudio)

El alcohol cambia la acción de los neurotransmisores, alterando su función y forma. Esto produce: disminución de la alerta, retardo de los reflejos, cambios en la visión, pérdida de coordinación muscular, temblores y alucinaciones. Se afecta la memoria, la capacidad de concentración y las funciones motoras.

Un consumo reiterado de alcohol produce una disminución importante de vitamina B1, lo que puede llevar a la aparición de la enfermedad conocida como Enfermedad de Wernicke-Korsakoff (detalle). Esto puede traerte consecuencias como alteraciones de los sentimientos, pensamientos y memoria.

Los efectos psicológicos del alcohol, además de generar trastornos del sueño, ansiedad y depresión, afectan el entorno de la persona llevándola muchas veces al aislamiento que aunado a la depresión, pueden conducir al suicidio.

Evidentemente que el llegar o no a efectos secundarios graves como el daño irreversible al cerebro y coma dependerá de la frecuencia con la que tomes.

Sistema Nervioso Central

El consumo desmedido de alcohol puede producir efectos como exceso de sudoración, temblores y una mayor sensibilidad a la luz. Esto se asocia a una patología llamada trastorno por consumo de alcohol o TCA (detalle) (detalle).

De debes estar preguntando… ¿Qué demonios es eso?

Básicamente se trata de un estado cuando te das cuenta de que la bebida afecta tu calidad de vida, pero sigues tomando más y más. Por si fuera poco, al suspender la ingesta, sientes el síndrome de abstinencia. Y eso, es alcoholismo puro. Tu vida depende de la bebida, aunque sepas que no te hace nada bien.

Este estado puede deberse a 3 factores:

  • Tus genes
  • El medio ambiente que te rodea (tanto físico como psicológico)
  • Tu estado emocional (una pelea con tu pareja, baja autoestima, etc)

Músculos

Tus músculos se debilitan debido a la deshidratación y a los bajos niveles de azúcar.

Esto quedó demostrado a raíz de una investigación realizada por la Universidad Thomas Jefferson, en la cual se determinó que el alcoholismo causa daños celulares graves e irreversibles que afectan negativamente tus músculos. (estudio).

Piénsalo detenidamente:

¿Has notado que todo tu cuerpo se pone blandito cuando tomas? Precisamente ese es el efecto que han descubierto los científicos.

Sistema Reproductor

Malas noticias: tómate unos buenos tragos, y experimentarás una disminución de la libido, y por tanto de tu actividad sexual.

Esto resulta contradictorio porque muchos usan el alcohol para desinhibirse y tal vez lo logren, pero ya ves que a largo plazo el efecto no es el deseado. En casos un poco más graves, esto puede ocasionar impotencia en el hombre, así como un aumento de las glándulas mamarias.

  • Los peor es que también causa infertilidad, debido a que a mayor ingesta de alcohol, menor es el número de espermatozoides. (estudio)
  • En la mujer, altera las hormonas femeninas, trastorna el ciclo menstrual y causa infertilidad (detalle).

Sistema Inmunológico

Debido a la falta de glóbulos blancos se produce un fallo en el sistema inmunológico. Por lo tanto, se aumenta el riesgo de infecciones virales y bacterianas.

¿Sabías que las personas que beben alcohol en exceso durante periodos prolongados, son más susceptibles a desarrollar tuberculosis y neumonía que el resto de la población?

Cerca del 10% de los casos de tuberculosis alrededor del mundo pueden ser asociados al consumo de alcohol (detalle).

Embarazo y feto

Esta es la etapa donde, aunque no quieras debes guardar abstinencia obligatoriamente. El alcohol es lo peor para ti y para tu bebé.

Tomar alcohol durante el embarazo puede ocasionar un mix de síntomas en tu bebe tales como: retardo del crecimiento, alteración de sus rasgos cráneo-faciales, malformaciones cardiacas, hepáticas, renales, oculares y malformación cerebral. (estudio)

Todo esto sin mencionar el hecho de que se afecta todo su sistema nervioso central, lo que terminaría ocasionándole un retraso mental.

Y hay más:

Existe una enfermedad llamada Síndrome de Alcoholismo Fetal (SAF) que podría afectar a la criatura si ingieres bebidas alcohólicas durante la gestación. Este es uno de los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal (TEAF) que pone en peligro la calidad de vida y la vida misma de tu hijo. (estudio) (detalle)

Definitivamente no vale la pena arriesgar la salud de tu bebé y condicionar el resto de su vida a sufrir este tipo de secuelas por unos tragos.

¿Has sentido algunos de los siguientes problemas digestivos?

Respira profundo.

A pesar de que me gustaría decirte que esto es todo, lamentablemente no es así. La lista de problemas asociadas a la bebida continúa.

Verás, la cosa es que el alcohol afecta todo tu cuerpo, y a veces de maneras que no sabrás reconocer de inmediato. La conexión entre el consumo de alcohol y tus problemas digestivos quizás no te parezca clara inmediatamente. Pero existe. Es totalmente real.

Desafortunadamente algunos de los efectos secundarios aparecen cuando el daño ya está hecho. Y entre más cantidad de alcohol bebes, mayor será el daño a tu organismo.

Estos son algunos síntomas que quizás hasta ahora no habías asociado necesariamente con el alcohol:

  • inflamación estomacal
  • mayor cantidad de gases intestinales
  • digestiones pesadas
  • dolores de cabeza constantes
  • mal humor
  • estreñimiento o diarrea
  • gastritis, úlceras
  • infecciones constantes

Si sufres constantemente de los anteriores síntomas, disminuir tu consumo de alcohol o incluso realizar una desintoxicación de algunos días, te ayudará a mejorar tus problemas digestivos. ¡No esperes más, haz la prueba!

Aquí en Revolución Salud tenemos una gran cantidad de recetas saludables que te ayudarán a desintoxicarte.

Si quieres bajar de peso, el alcohol no debería formar parte de tu dieta

El alcohol puro aporta 7 calorías por gramo, casi el doble que los hidratos de carbono y las proteínas (4 calorías por gramo) y casi tantas como las grasas (9 calorías por gramo). Al contrario que estos macronutrientes, son «calorías vacías»(detalle).

Es por eso que muchas de las personas que sufren de alcoholismo sufren de desnutrición. Además, mucho ojo ya que el cuerpo procesa el alcohol como energía antes que el glucógeno o la grasa almacenada, por lo que no vas a quemar mucha grasa si tu consumo de alcohol es alto…

Por tanto, si tienes como objetivo bajar de peso, debes moderar tu consumo de bebidas alcohólicas y de ser posible dejarlas para un consumo ocasional.

Evita el consumo de bebidas preparadas con azúcar como es el caso de los cócteles y todas aquellas bebidas que se mezclen con refrescos y jugos, ya que estarías duplicando la cantidad de calorías consumidas, sumado a una mayor cantidad de sustancias tóxicas para tu cuerpo.

Si estás en una reunión social o cualquier otra situación en la que decides beber, elige vino tinto o licores destilados como el whisky, brandy o el coñac en pequeñas cantidades.

La dependencia del alcohol

Una copa ocasional con los familiares, amigos o colegas de trabajo, normalmente no indica mayor signo de preocupación para tu salud física y/o mental.

Lo que si preocupa es la dependencia del alcohol, la cual se asocia con más de 60 enfermedades físicas y mentales, sin mencionar la gran cantidad de problemas sociales que afectan no solo al bebedor, sino también a su entorno y que tienen una clara repercusión en la violencia.

¿Recuerdas cuando hemos hablado del Sistema Nervioso Central? Entonces ya lo sabes: el alcoholismo es real. De hecho, el síndrome de dependencia del alcohol se presenta cuando has perdido el control sobre tu consumo y sigues bebiendo a pesar de las consecuencias adversas.

A continuación te cuento algunas claves para identificarlas en tu comportamiento. En este caso la honestidad es muy importante. Recuerda que se trata de tu salud.

¿Cómo se puede saber si una persona es adicta al alcohol?

Estas son algunas de las claves para saber si eres adicto. Recuerda que pueden ser algunas o todas a la vez. Todo dependerá de tu personalidad y organismo:

  • Ingieres con frecuencia cantidades mayores o durante un periodo más largo de lo que pretendías.
  • Deseas controlar o interrumpir el consumo, aunque tus esfuerzos son infructuosos.
  • Empleas mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención, consumo o recuperación de los efectos del alcohol.
  • Has abandonado otras fuentes de placer o diversión, a causa del consumo de bebidas alcohólicas.
  • Persistes en el consumo a pesar de sus evidentes consecuencias perjudiciales (detalle).

Comienza a prevenir hoy, para no lamentarte mañana…

Hoy nos subimos a tu coche y recorrimos contigo la ruta del alcohol dentro de tu cuerpo. El camino ha sido largo. Lo sabes. Pero más graves son las consecuencias que puede tener el alcohol en tu organismo si no controlas la ingesta.

Te has dado cuenta de que un consumo excesivo puede deteriorar tu salud física y mental de diversas formas y en casos extremos la vida de todas las personas que te rodean.

La detección precoz de posibles problemas con tu consumo de alcohol te puede evitar la pérdida de tu salud, amigos, familiares y por qué no decirlo, de tu dinero también. Esto no solo es por lo que gastas en la bebida. También lo podrías gastar el día mañana para tratar de recuperar tu salud.

Si sospechas que tienes problemas con tu forma de beber lo ideal es consultar rápidamente a tu médico. Él te guiará sobre cuál es el tratamiento adecuado para tus condiciones particulares. Haz esa consulta ya sea que presentes algún problema médico (úlcera, hígado graso, etc.) y/o que requieras algunas terapias para ayudarte a dejar el alcohol de una manera segura.

Por aquí te dejo un cuestionario que se utiliza para detectar el alcoholismo en Atención Primaria. Consta de 4 ítems, se considera positivo si se responde afirmativamente a un mínimo de 2 preguntas.

CUESTIONARIO

  1. ¿Has sentido alguna vez que debes beber menos?
  2. ¿Te ha molestado que la gente te critique por tu conducta de beber?
  3. ¿Alguna vez te has sentido mal o culpable por tu forma de beber?
  4. ¿Alguna vez has necesitado beber por la mañana para calmarte o para eliminar una resaca? (detalle)

Cabe destacar que, si bien en la mayor parte de las adicciones (en este caso al consumo de alcohol) se propone como objetivo final la abstinencia plena, podemos plantearnos la validez de una opción «de consumo controlado y moderado».

Esta alternativa podría ser factible en aquellas personas de mediana edad que por demanda socio-laboral y por deseo propio deciden beber sin dañar su salud. A fin de cuentas, la idea es disfrutar sin perjudicar tu salud ¿verdad?

Sobre Yadira Flores

Tan delicado como una bomba Molotov, Denis Balitskiy tiene por misión personal derrumbar los mitos de nutrición y ayudarle a los siguientes 10.000 alumnos a recuperar su salud. Además, Denis es un ferviente emprendedor, speaker y motivador. 


En sus ratos libres se dedica a tocar la batería y a imaginarse nuevas formas de hacer un cambio positivo en el mundo. Puedes conocer su historia aquí.

Deja tu comentario

Tu correo no será 

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. He comprado varios libros electronicos, en su mayoria recomendados por el Dr. Denis Balitskiy, la gran mayoria me han resultado muy provechosos. Las recomendaciones y consejos sobre el alcohol me han parecido brillantes. El tes sobre factor metabolico no lo solicito pues ya lo he adquirido en forma completa y me ha resultado de suma utilidad. No me queda otra cosa que estar completamente agradecido por toda la bibliografia recibida y porque de alguna manera han logrado obtener un nivel de vida muy saludable a pesar de tener enfermedad coronaria (4 by pass, stend, marcapasos,etc) presion arterial, diabetes, hepatitis B, etc. Muchas gracias no tengo mas que palabras de agradecimiento

    1. ¡Hola Norberto, muchas gracias por tus palabras! No sabes lo feliz que me pone escuchar testimonios como el tuyo, especialmente por tus avances. ¡Sigue así!

      1. Me ha hecho bien leer esto ,se que estoy en el buen camino voy a cumplir mis 2 años sin beber ALCOHOL de ningún tipo soy AA el 14 de junio los cumplo y estoy sola en cuarentena soy de URUGUAY que bueno todo lo que leído!!!!GRACIAS Tome durante 35 años lenta y progresivamente NO QUIERO SUFRIR MAS

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}